Las cooperativas y su vinculación a la economía social

Publicado en por PRO-HUERTA CHACO

“Para nosotros además de todo lo anterior, cooperativa es sinónimo de familia, de amistad, de espacio de contención  y de empoderamiento local…”

Foto-0002

La Economía Social o Solidaria, comprende formas asociativas en las que sus miembros utilizan los recursos económicos para ponerlos al servicio del hombre, ya sea en forma de bienes o servicios, practicando y promoviendo la ayuda mutua, la solidaridad, el esfuerzo propio, la democracia y muchos otros valores.

 

Sus entidades tienen por objetivo priorizar la calidad de vida de sus miembros, desestimando el beneficio económico que puede brindar una inversión de capital. Es decir que ponen énfasis en el aspecto social mediante la interacción de sus miembros, que tienen necesidades similares o deseos de satisfacer aspiraciones comunes.


Independientemente de la existencia de otros tipos de organizaciones que cumplan con estas pautas, merecen ser destacadas las que producen bienes y servicios por ser generadoras de riqueza. Entre ellas están las Mutuales y las Cooperativas. Según la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) define a las Cooperativas como una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controladas", es decir la Cooperativa: "es una EMPRESA que se POSEE EN CONJUNTO y se CONTROLA DEMOCRATICAMENTE".


Estas  características de personas, servicio  y control democrático las diferencia de otros tipos de organizaciones como las empresas controladas por el capital o por el gobierno. Cada Cooperativa es una empresa, en el sentido que es una entidad organizada que funciona en el mercado, por lo tanto debe esforzarse para servir a sus miembros eficiente y eficazmente.


Sus miembros actúan en forma asociativa sobre la base de una doctrina que contiene principios y valores éticos y morales de manera explícita, utilizando sus propios recursos económicos y humanos para lograr el bienestar material y espiritual del conjunto.

 

 

En nuestro país hay cuatro tipos de organizaciones con fines sociales que tienen marco legal y son sin ánimo de lucro, pero entendemos que no todas forman parte de la Economía Social o Solidaria. Y ellas son las Asociaciones Civiles, las Fundaciones, las Mutuales y las Cooperativas.

 

Existen diferencias que las distinguen claramente a unas de otras, como por ejemplo: las Asociaciones Civiles como las Fundaciones, en general no son productoras de bienes, ya que sus actividades se refieren prioritariamente a brindar servicios para la atención de diferentes aspectos vinculados con problemáticas muy amplias del hombre y su hábitat, como son la salud; la pobreza; la investigación científica; el medio ambiente; la protección de los animales; el deporte, y muchas más.

 

Mientras que las Mutuales y las Cooperativas que producen bienes y prestan servicios, lo hacen para elevar la calidad de vida de sus miembros. Algunos de los factores comunes que identifican tanto a Asociaciones Civiles como a las Fundaciones, es contar entre sus recursos humanos con voluntarios; o realizar una gran tarea para conseguir los fondos que les permitan cumplir con sus cometidos, a tal punto que se han desarrollado técnicas, y también se han dictado normas de carácter impositivo para promoverlas.

 

Las Asociaciones Civiles tienen una organización democrática, aunque en la práctica no alcanza la perfección de otras organizaciones. Las Fundaciones tienen un método no democrático para la toma de decisiones y su actividad está supeditada a la decisión o voluntad de sus fundadores. Ambas, tienen una marcada función asistencialista y en su gran mayoría son creadas para atender necesidades de terceros; por ello las personas que son atendidas, no necesariamente deben responder con una contraprestación ni tienen como condición o derecho, formar parte de las mismas en calidad de asociados.

 

Es muy diferente el rol que desempeñan las Mutuales y Cooperativas. Éstas son creadas por grupos de personas por propia iniciativa para satisfacer sus necesidades, las que de otra forma resultaría sumamente difícil y muchas veces imposible que puedan lograrlo.

 

Cabe señalar algunos aspectos relevantes de estos últimos casos: cada persona que recibe un servicio es miembro de la organización, prevalece la libre asociación, los miembros participan con procedimientos democráticos, no se permite la discriminación, y los asociados tienen derechos, pero también deben cumplir con sus obligaciones.

 

Hay dos aspectos que estimamos que debieran profundizarse, uno es el referido al carácter o no de empresa de estas organizaciones. Ya que si entendemos por “empresa” a un emprendimiento organizado que mediante la concurrencia de varios factores de la producción logra cumplir los objetivos que se le han impuesto, podemos aseverar que tanto las Mutuales como las Cooperativas podrían encuadrarse en esa denominación.

 

Para nosotros además de todo lo anterior, cooperativa es sinónimo de familia, de amistad, de espacio de contención  y de empoderamiento local; es la forma que nos impulsa y nos acompaña desde hace tiempo y que nos permite día a día fortalecer estos vínculos y pensar que el desarrollo de la agricultura familiar es posible, seguir quedándonos en los pueblos, contribuyendo desde nuestro rol de productores, jóvenes, aportando para la construcción de una realidad diferente con oportunidades para todos.

(FUENTE: Luis Valladares - www.inaes.gov.ar.es)

 

 

Escrito por: Roberto D. Rouvier

Técnico Adm. De Cooperativas y Mutuales

Programa Pro Huerta

AER INTA Basail

Etiquetado en Sección Técnica