Lucía, una promotora con agallas

Publicado en por PRO-HUERTA CHACO

“A mí en realidad, no me gusta tanto hacer la huerta y trabajar con los pollos, pero como me decía la ingeniera Zuni, si vos no haces la huerta ¿cómo vas a enseñarle al resto de las personas? Así me preguntaba siempre y entonces tengo todo en mi casa”, recuerda como añorando viejas épocas Lucía Acevedo, una promotora de la Localidad de Margarita Belén con más de 10 años junto al programa.

DSC01044-copia-1.JPG

Lucía tiene 59 años de edad y es oriunda de la localidad de Colonia Benítez pero hace 31 años que vive en Colonia Amadeo, un paraje rural de Margarita Belén. Inició como promotora voluntaria del Pro-Huerta convenio INTA/MDS en el año 95 a través de la invitación de técnicos del programa a participar de una capacitación de elaboración de conservas y panificados. Desde entonces hizo del Pro-Huerta su lucha y convicción.

 

“Al principio teníamos 10 huertas muy bien preparadas. Trabajábamos en todas las escuelas con personas mayores, lindas eran las huertas…” recuerda enfatizando la época de oro del programa en la provincia. Sonríe y se levanta velozmente para buscar en una de sus habitaciones los álbumes de fotos que conservan aquellos recuerdos vivos en su memoria. Son los antecedentes del trabajo, la dedicación y el amor por el campo, la gente, su colonia.

 

“Nuestras huertas eran lindas, me acuerdo que nos costó trabajo hacerlas porque empezamos en una tierra blanca, durísima, llena de salitre, pero llevábamos bosta del corral para abonar la tierra, ¿y sabe de cuánto peso sacamos cada hoja de acelga? De 360 gramos cada hoja y 800 gramos las de lechuga”, eran otras época reafirma.  

 

DSC01037.JPG“Hacíamos ensayos, consumíamos las verduras, nos juntábamos a comer y nos reuníamos seguido. La gente, los técnicos; todos trabajaban antes”dice, y sonríe pícaramente. Continúa relatando, “íbamos a recorrer la zonas de Las Palmas, Puerto Eva Perón, Puerto Tirol, Isla la Alegría, el Tropezón, todo el departamento 1 de mayo hasta ovejero me tocaba recorrer a mí, además la ingeniera siempre me llevaba. Entregábamos las semillas, los pollos y frutales. Hasta 1800 pollos llegamos a entregar con el último operativo grande”.

 

Con el tiempo, la casa de Lucía pasó a ser el hogar de todos. La gente de la comunidad que trabaja con el programa se reúne en su patio para recibir los insumos que otorga Pro-Huerta. “La primera entrega de semillas y cartillas en la comunidad vinieron todos a mi casa, en este pedacito estábamos encimaditos”, cuenta señalando el rectángulo de patio que posee su vivienda.“Ese día fue el más frío del año y aún así la gente vino, tuve que hacer un fogón grande y mucha braza, nos poníamos al sol, pero repartimos todas las cosas” recordó.

 

Lucía no es cualquier mujer, es fuerte, combativa, directa. Tiene carácter y dice las cosas que cree y piensa. Una promotora que albergó al Pro-Huerta en su corazón, trabajó junto a los técnicos y coordinadores del programa recorriendo parajes, visitando a la gente, enseñando la importancia de tener una huerta, de criar pollos y sobre todo, concientizando sobre el trabajo conjunto.

 

DSC01066-copia-1.JPG“Para mí el Pro-Huerta fue el respaldo de lo que no sabíamos, nosotros siempre fuimos muy individualistas y cada uno hacía lo suyo, se preocupaba por sus cosas, ¿y el vecino? Qué importa el vecino. Pero cuando vino la creciente tuvimos que ayudarnos, y el programa nos acompañó en esos momentos y nos enseño a organizarnos”. Cuando Lucía nos relata su historia, en su rostro aparecen sonrisas, miradas de esperanzas de conquistar mayores logros, y también algunas miradas tristes por diferentes procesos que atravesó el Pro-Huerta y junto con él, la gente.

 

“Yo digo que uno debe defender lo que tiene y si nosotros con Pro-Huerta sembramos las semillas para tener verduras, tenemos la chacra y también trabajamos a la par del consorcio y además se suma INTA, ¿cómo no vamos a salir adelante? El gobierno dice que hay que trabajar todos juntos en un solo proyecto, pero en la práctica estamos nosotros nomás, porque los otros están para estampar la firma” sentencia y calla indignada.

 

“Creo que el Pro-Huerta le dio mucho a la gente, que mejoró la vida de las familias porque uno teniendo la huerta no tiene noción de cuánto se gasta para cocinar. Hay problemáticas en la colonia, pero tenes huertas por todos lados. En estos últimos 4 años el programa decayó, yo no sé si hay que hacer más capacitaciones  o los técnicos y coordinadores tienen que venir más al terreno; pero tenemos que remontar el programa, tomar conciencia del cuidado de nuestras semillas, hablar de lo orgánico. Solos no podemos, necesitamos a los técnicos en las comunidades. Siempre me pregunto, ¿estamos en la era cibernética o qué?, te vas al INTA y te dicen esperame un ratito, ya te atiendo. Y vos los mirás y están con esas maquinas bobas, así la cosa no funciona”. 

 

Entre anécdotas y experiencias

 

DSC01037-copia-1.JPGLucía es muy activa, anda en bicicleta, va y viene por toda la colonia, visita a la gente, va al municipio, al INTA, a las escuelas. También trabajó durante el año 98 como alfabetizadora del Plan Provincial de Alfabetización para adultos. “Muchas mujeres aprendieron a escribir y a leer conmigo, siempre me acuerdo de una fulana a la que le decía: escribí amor, ¡dale aprendé pue`chamiga! sino cómo le vas a decir a tu novio sino sabés ni cómo se escribe…” se ríe fuerte y suspira.

 

En el relato se cuelan un sin fin de anécdotas e historias de las vivencias que con el tiempo se convierten en imágenes del pasado que perduran en la memoria. No hay recriminaciones, pero sí reflexiones y análisis profundos sobre las cosas que el programa debe mejorar.   

 

DSC01065.JPGHacia el final de su relato, Lucía nos mostró su pequeña huerta, los frutales, las gallinas, nos hizo probar el dulce de leche casero que había elaborado hace pocos días, y nos llenó de verduras. El olor del campo, el cariño inigualable que ella imparte, sus ganas tan vivas, y el vigor que tiene su alma, son el fiel reflejo de las fuerzas que alberga el programa en su gente, los promotores. 

Etiquetado en Otras Voces