Las Breñas, Chaco

Publicado en por Pro-Huerta Chaco

Las riquezas de los intercambios intergeneracionales

 

El trabajo de integración entre niños y abuelos marcó un antes y un después en el desarrollo de intercambios y experiencias que se realizaron en el marco del convenio entre PAMI y Pro-Huerta INTA/MDS de la Nación.

 

foto 1El pasado jueves se dio cierre al trabajo conjunto que venían realizando ambas instituciones en articulación con las Escuelas de Educación Primaria Nº 77 y Nº 1052 a partir del convenio firmado en el año 2010 para trabajar el proyecto Raíces y Retoños. El acto de cierre estuvo a cargo de la referente del PAMI en Las Breñas, Asistente Social, Silvina Damilano y los Técnicos Rubén González y Gabriela Faggi en representación del Programa Pro-Huerta de la EEA INTA Las Breñas.

 

Dicho trabajo estuvo acompañado por directivos, docentes y alumnos de las instituciones educativas participantes, así como también por los abuelos Germán Bergman, De Rovere Hugo, Rac Marta Valencia, María Soler, Calixto Revuelta, Elvira Distel, María Gutiérrez, y Alicia Kofalt.  

 

El proyecto Raíces y Retoños propone actividades de intercambio entre el adulto mayor y los niños como principal motor de la revalorización social de los abuelos y sus saberes como riquezas culturales transmitidas a otras generaciones.

 

Por su parte Damilano, Referente del PAMI, afirmó que: “los dos objetivos principales del programa se han cumplido, los mismos consistían en lograr el contacto inter-generacional para compartir y transmitir saberes entre los abuelos y los niños”. Además expuso que: “el trabajo del proyecto ha sido muy enriquecedor y me encuentro sorprendida por el recibimiento de los chicos. Nos han demostrado interés, participaron en todo momento. La parte que mas me impactó es el interés que ellos demostraron por la forma de vivir de los abuelos y sus experiencias de ochenta años atrás que es muy distinta a lo que los chico viven ahora. Y quiero destacar también que me llevo muchos lazos afectivos creados con los chicos y el grupo de trabajo”.

 

Durante este cierre de ciclo del trabajo anual, se realizó un taller en el que se sintetizaron las vivencias, experiencias y aprendizajes adquiridos a partir de las actividades que planteaba el programa Raíces y Retoños. A través de un banner explicativo que englobaba los objetivos alcanzados en el proceso de la experiencia, logros y frutos que se obtuvieron de los trabajos de la huerta, las capacitaciones de cocina y nutrición, se realizaron actividades dinámicas al aire libre que ponían al descubierto una riqueza intergeneracional maravillosa.

 

DSC03735.JPGA través de las actividades lúdicas, se hizo presente el relato de las experiencias en la voz de los niños y abuelos que contaron con una gran carga emotiva lo que se llevaron de este intercambio de saberes, sin faltar el relato de los sinsabores que aparecieron en el proceso del trabajo y  forman parte del aprendizaje colectivo.

 

Seguidamente se llevó a cabo una ronda de opiniones grupales a través de las que contaban aquella anécdota, aprendizaje o historia que más les impacto durante el trabajo. Luego compartieron un picnic en donde el baile, el cantó y la música resonó en la voz de la abuela María al son de las notas del acordeón de Don Bergman.

 

Como final del encuentro se entregaron diplomas a cada uno de los abuelos actores principales que posibilitaron el intercambio de saberes regalando parte de su tiempo a los alumnos de ambas instituciones educativas. 

 

Saberes que resuenan en las voces de los adultos

Durante el desarrollo de las actividades de cierre, los abuelos compartieron sus experiencias y opiniones a cerca del trabajo realizado en el año junto a diversos alumnos. Algunos remarcaban la importancia de poder compartir tiempo con ellos y trasmitir esos saberes de otras épocas. Otros contaban cuales habían sido los impactos y aprendizajes que se llevaron del intercambio intergeneracional promovido por el PAMI y PROHUERTA en Las Breñas.

foto-3.JPG

Por su parte el abuelo Bergman, dijo que: “yo considero que estas prácticas son algo muy importante que al pasar el tiempo los chicos van a recordar porque nos han prestado mucha atención a lo que le hemos enseñado y puedo decir con toda seguridad que lo van a poner en práctica de todo lo que le enseñamos”. Además expresó como mensaje principal para los niños que procuren compartir mas tiempo con sus abuelos e intercambiar experiencias y para el resto de los abuelos, expuso que: “es necesario que los abuelos no sean tan cerrados y que le enseñen sus experiencias porque los chicos lo necesitan muchísimo”.

 

La mayorías de las instituciones educativas cuentan con una huerta que no solo permite incorporar el saber de educación alimentaria sino que como componente pedagógico fundamental integra todas las áreas metodológicas y curriculares de las escuelas, lo cual permite alcanzar un conocimiento mas completo en cada uno de los alumnos.

 

En este sentido, la docente Graciela Iñiguez de la Escuela de Educación Primaria Nº 77 explicó que: “La huerta para los alumnos de sexto grado es muy importante ya que aprenden a reconocer y manejar las distintas herramientas. Además el niño lo disfruta mucho. Nosotros tomamos a la huerta como método de aprendizaje para cultivar la tierra e integramos  las distintas áreas relacionando con matemáticas,  lengua y otras currículas. Por ejemplo los chicos  trabajan con el metro en la huerta, ya que miden el terreno, los canteros, etcétera.

 

Continuó explicando que: “El proyecto de la huerta se viene realizando hace tiempo, pero este año fue algo especial porque se incorporó raíces y retoños trabajando con abuelos, profesionales de otras áreas y se compartió como era el trabajo de los abuelos antes y como se lleva a cabo hoy, a través de los niños. Es interesante que los niños recauden todos estos valores e incorporen nuevas enseñanzas de parte de los abuelos e ingenieros colaborando con una mejor huerta y de parte de ellos que la incorporen en su casa”.

 

Respecto del trabajo desarrollado por el proyecto Raíces y Retoños, la Directora de la EEP Nº 1052, Laura Tirado, explico que: “es una experiencia gratificante para la institución y sobre todo para los alumnos que han participado de los proyectos. Hoy como cierre podemos vivenciar y comprobar eso a través de lo que han manifestado los niños, adultos y docentes. Este proyecto tiene como objetivo el poder compartir vivencias entre dos generaciones los adultos y niños que recién están iniciando una etapa de muchas exper100_6593.JPGiencias. Se ha concretado el poder trasmitir saberes que les va a servir a los niños en su presente y futuro. La verdad que fue un año productivo en este sentido”.

 

Según Tirado, para el año que viene ya se han acordado las actividades y modalidades en las que se trabajarán continuando con Raíces y Retoños. Se espera poder contar con la participación de otros grados ya que este año sólo se trabajó con alumnos del 6º grado de turno mañana y alumnos del 7º grado de turno tarde. Un avance muy importante para esta escuela y que va a permitir interrelacionar los distintos grados es la modalidad de jornada extendida en la cual ingresó la institución educativa. 

Etiquetado en Noticias

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: