“COMER VARIADO ES BUENO PARA VIVR CON SALUD”

Publicado en por Pro-Huerta Chaco

“En 1996, la declaración sobre Seguridad Alimentaria Mundial, reafirma el derecho de las personas a tener acceso a una alimentación nutricionalmente completa, suficiente y adecuada, compuesta por una gran diversidad de alimentos; incluida el agua, de buena calidad que no ocasione riesgo para la salud ni el medio ambiente, que sea culturalmente aceptable. Que puedan las familias aprovechar las potencialidades de los alimentos y que estos sean bien utilizados por el organismo”[1]

 

Ante esta declaración y las contradictorias realidades sociales y climáticas que no benefician a la población, diferentes programas sociales han tratado de apoyar y asegurar el bienestar en las familias con bajos recursos. Tal es así, que aparece el Pro-huerta en acción. Este es un programa que tiene como objetivo principal, asegurar la buena alimentación de los actores más vulnerables, fomentando en ellos el valor del trabajo y la importancia de la producción de sus propios alimentos, a través de las huertas de autoconsumo. Obteniendo de este modo un alimento sano sin químicos y sin costo de efectivos.

buena-alimetacion.png En la Argentina, existen diferentes entidades científicas, que controlan la alimentación de toda la población. Además de estudiar que porcentaje de disponibilidad de alimentos existen en el país. Según el manual La Seguridad Alimentaria en las familias y el apunte sobre alimentación y nutrición, desde el año 2000, el país cuenta con guías alimentarias para la población, las cuales cuentan con una grafica que refleja las proporciones de los diferentes alimentos que se deben consumir.  


“todos tenemos derecho a acceder a una alimentación completa y saludable que respete las costumbres alimentarias familiares”

Muchas veces, no se conoce las propiedades que poseen los alimentos, razón por la cual se tiene una mala nutrición. Además de que, a causa del aumento de los precios no alcanza para comprar la variedad necesaria. Es por ello, que el Pro-Huerta brinda las capacitaciones a las personas que tienen una pequeña porción de tierra y pueden producir sus propios alimentos. Economizando así, el gasto que se hace en las verduras y que se puede utilizar en otra necesidad. Así también ocurre con la carne. Ya que este programa también cuenta con un componente granja que se les brinda a las personas para que puedan producir sus propios huevos y carnes para el auto-consumo.

Por otra parte, este programa de seguridad alimentaria, realiza diferentes capacitaciones de producción de alimentos en donde se reconoce y valoriza los frutos típicos de cada zona. Uno de los últimos productos mayormente consumidos es la TUNA. Este se procesa en el INTA EEA Las Breñas, a través de un grupo de productores de la localidad de Corzuela.

La tuna es un fruto típico de la zona norte y aunque a simple vista parezca no consumirse; su utilización es muy buena.


[1] Manual La Seguridad Alimentaria en las Familias. Apuntes sobre alimentación y nutrición. Facultad de Bromatología Universidad Nacional de Entre Ríos, Plan Nacional de Seguridad alimentaria y Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

 

Etiquetado en Editorial

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: