Voluntad y esfuerzos dignos de destacar

Publicado en por Pro-Huerta Chaco

Sáenz Peña

El Pro-Huerta Chaco, convenio INTA/MDS de la Nación, trabaja con todos los sectores de la sociedad, articulando capacitaciones, cursos y tareas dinámicas que producen un intercambio de saberes populares, promoviendo la solidaridad y el progreso a través del esfuerzo de la gente. Este es el caso de los trabajos que se vienen realizando en la localidad de Sáenz Peña, por medio del Técnico Agropecuario, Juan Tanffeld. En este caso, específicamente en el “Pequeño Cottolengo-Don Orione”.

 A pocas cuadras del centro de esta localidad, se encuentra ubicado, el Cottolengo, siempre con sus puertas abiertas. Esta institución cumplió sus 70 años de labor y alberga aproximadamente a 70 personas con capacidades diferentes, y con  edades que varían entre 1 a 82 años. Son muchas las personas que trabajan en instituciones como estas. Tanto enfermeras, hermanas religiosas, sicólogos, nutricionistas, y maestros de distintas técnicas. Uno de estos casos, es el de Maria y Luís. Quienes enseñan  y motivan a aproximadamente 20 jóvenes que ayudan en la huerta, vivero, lombricario, cuidado de las gallinas y realización de las tareas, dentro de la institución. Lo que permite, abastecer el comedor con verduras frescas, huevos y pavos híbridos. 

 El cottolengo, “Pequeño Cottolengo-Don Orione”, es una de las ramas apostólicas de la Obra de la Divina Providencia. Se dedica en modo particular a la asistencia de personas con discapacidades múltiples, físicas y mentales de distinta gravedad.

 Las actividades comienzan todos los días a las 7,30 de la mañana, y están hasta las 9:00 horas recorriendo los gallineros para juntar los huevos, dándoles de comer a las gallinas, cambiando el agua y la cama de viruta. Otros se dedican a hacer plantines de duranta para luego llevarlos al vivero. Mientras que algunos, riegan los canteros de repollos, lechuga, espinaca, y abonan los canteros nuevos para seguir transplantando.



Eduardo picando papel para agregar al lombricario


La auto-producción de alimentos, es el componente básico del programa Pro-Huerta, sin embargo se extiende hacia otros lineamientos, tales como la posibilidad de vender el excedente de los productos que generan. Lo cual se constituye en un ingreso económico para la institución que trabaja con Pro-Huerta.

Por otra parte, es importante señalar, que esta Institución, gano diferentes premios de concursos en los que participaban con las actividades realizadas en las huertas. Por un lado, durante el concurso Nacional de casas de discapacitados, y por otro, el concurso de Desarrollo Social, lo cual les permitió emprender nuevos proyectos, como fue el caso de la producción de gallinas. Allí obtuvieron el  segundo premio en vivero, lo cual continúan y se mejoran, hasta hoy día. 
De ese modo, el contacto de las personas con las huertas, no solo sirve para mantenerlos insertos en actividades y dinámicas que les permite interactuar en el grupo de trabajo; sino que también, se identifican como productores de sus propios alimentos.
                                                                                                
                                                                                         Nota gentileza: Ing. Agr. Marisa Zahner

  

Pavos híbridos para consumo del comedor                Haciendo esquejes de duranta


                                      (mas fotos del trabajo en el Cottolengo)


                                                                                                            

Etiquetado en Cronicas de vida