El centro de multiplicación de aves componente fundamental en el Pro-Huerta

Publicado en por Melisa Bogarin

 

El Pro-Huerta convenio INTA/MDS de la nación, cuenta con un importante componente para la puesta en practica de los trabajos que se desarrollan en todo el territorio del Chaco, cubierto por los técnicos del mismo. Este componente, es el Centro de Multiplicación de Aves, que se encuentra en funcionamiento desde el año 2008 y consiste en la producción de pollos.

Esta ubicado en la Localidad de las Breñas a 300 kilómetros aproximadamente. Específicamente en las instalaciones del INTA Las Breñas. Su organización esta en perfectas condiciones, ya que cuenta con un referente de zona, Méd. Vet. José Rafart, y los encargados directos del Centro, el Licenciado en Administración Rural Ricardo Peranich y Med. Vet. Martín Asiaín. Además del apoyo del Med. Vet. Franco Ártico Denier.

Uno de los aspectos destacables de este Centro, es que realiza donaciones a las diversas instituciones. Específicamente en las escuelas con comedores. Ya que estas utilizan la producción que se les destina como consumo cotidiano. Ya sea el huevo o la carne en el caso de las ponedoras. Estas, al ser semi pesadas, una vez terminado su ciclo de postura al año y medio; ya se puede consumir la carne.

Según el informe presentado por el Méd. Vet. Martín Asiaín, este año se realizaron donaciones de aves y huevos de descarte, principalmente a comedores escolares, municipales, hogares de niños e institucionales como centros de jubilados. También para algunos eventos realizados por la institución, como ser jornadas de capacitación en donde incluían almuerzos.

Otras donaciones fueron destinadas a grupos de pequeños productores que poseen incubadoras, con planteles que se habían replumado y servirían para otro ciclo.

El trabajo del centro de multiplicación de aves, es arduo y constante. Ya que no solo se encargan de cuidar la producción de los pollos, sino que también mantiene el orden y la limpieza, para evitar toda contaminación. Para ello, en el caso de los pollitos, se los vacuna contra la enfermedad de Marek, Gumboro, Viruela y Newcasstle.

En cuanto a las tareas de mantenimiento en general se realizan periódicamente actividades inherentes a la limpieza de los galpones y parques. Durante el año 2008 se proveyó indumentaria y elementos de seguridad para el personal de la sección, además de capacitarlos en el uso adecuado de los mismos, basado en la seguridad  personal y en las normas de bioseguridad necesarias para este tipo de explotaciones.

Respecto de la infraestructura, también se lleva un control específico y detallado de los insumos que se requieren para mantener la limpieza. Se realizó la compra de cajas impresas para pollitos BB, con la identificación del lugar de procedencia, con el objetivo que sean identificados como productos del programa Pro-Huerta, en cualquiera de los lugares adónde se destinan. Este año se realizaron entregas en Chaco, Misiones y Salta. 

Además se inicio la reparación y acondicionamiento de tres habitaciones contiguas a la sala de incubación, para que se pueda agrandar el sector de incubación, darle otra disposición y agregarle baños y vestuarios. Esto con la intención de preservar aun más las medidas de bioseguridad en este sector y eficientizar la calidad del trabajo y por ende el producto. 

Las medidas de seguridad sanitaria es tal, que respecto a otros desechos como vacunas y material descartable la EEA hizo un convenio con una empresa recolectora de este tipo de residuos que pasa cada tres meses.  Por otra parte, también se ha incorporado al sector del parque avícola un aire acondicionado split frío- calor más precisamente en la sala de almacenamiento. Con el objetivo de lograr la optima conservación de los huevos que van a ser incubados. Del mismo modo, se creó dentro del parque un sub sector de compostaje con el fin de tratar los desechos producidos tanto por el sector como en la sala de incubación. En esta rutina se hace bioseguridad, desinfección de vehículos a la entrada, se limpia y desinfecta los ambientes, se trabaja con guantes para la recolección; ropa que se utiliza solo en el sector, pues esto, disminuye los riesgos de contaminación.

Respecto a la producción de pollos, durante todo el año 2008 se manejo un buen promedio en comparación a años anteriores. Se manipuló un plantel de 918 reproductoras Plymouth Rock barradas y Rhode Island blancas y 327 reproductoras Camperos. Esto arrojo una producción de 59483 ponedoras y 34813 camperos, dando como resultado final 64.8 ponedoras y 106.5 camperos por reproductora alojada.

Con la reproducción de estos pollitos, son beneficiadas muchas familias que trabajan con los técnicos del Pro-Huerta. Algunas como promotores voluntarios y otras como promotores institucionales en el caso de las escuelas. Así, los encargados de la repartición de los pollos, entregan ocho ponedoras y cuatro camperos por familia. Quienes se encargan de la producción y multiplicación desde sus hogares. De este modo ponen en práctica las teorías que se les enseñan durante las capacitaciones que se realizan.

Respecto de eso, se han hecho varias capacitaciones y estudios sobre aves. Por ejemplo, la asistencia técnica y las capacitaciones se focalizó más especialmente en pequeños productores, precisamente aquellos enmarcados en programas sociales en el área correspondiente a la unidad. También se atendieron productores independientes de la zona que vinieron a consultar.

Estas prácticas permiten ver el eficiente trabajo de los técnicos del Pro-Huerta INTA/MDS de la Nación. Además de la productividad que se maneja año a año dentro de las instalaciones del INTA como así también, las nuevas tecnologías que se aplican en los diferentes sectores laborales.


















                
                            

Etiquetado en Noticias

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: